Press "Enter" to skip to content

Comparaciones odiosas

Comparte:

Por: Rafael Pardo Rueda

Ahora que se han formado tres coaliciones y dos candidatos por fuera de estas, es importante comparar qué pasa en las coaliciones en Colombia y en Alemania. La más reciente coalición es la que se formó en Alemania para conformar gobierno. Al margen de la diferencia de regímenes políticos, la clave está en los tiempos en que se lograron los arreglos políticos.

En Colombia estas coaliciones se han logrado antes de las elecciones y en Alemania, después. Es una diferencia significativa. Las nuestras se hacen en torno a un ideario para elegir a un candidato; en el país europeo, para garantizar gobernabilidad.

En Alemania ganó el Partido Socialdemócrata Alemán, que fue la primera mayoría en las elecciones de hace un mes. Obtuvo aproximadamente el 25 % y formó gobierno con el partido liberal alemán, que sacó mas o menos el 14 % (equivale en Colombia a un partido neoliberal) y el partido Verde, que sacó el 11 %.

No es la primera vez. Angela Merkel, que pertenecía al partido Unión Demócrata Cristiana de Alemania, formó gobierno en 2017 con el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD). En 2005, con la Unión Cristiana de Baviera (CSU) y con el SPD. En el 2009 perduró esa misma coalición. Y en 2013 formó gobierno con SPD (se llama Gran Coalición en Alemania).

En Colombia las coaliciones se formaron antes de las elecciones. Para todos los efectos habrá tres vueltas antes de elegir presidente. De la elección del Congreso en marzo, de las listas que resulten más favorecidas y de las consultas el mismo día, debe salir un candidato ganador de cada una de las tres coaliciones. ¿Quiénes serán? Difícil preverlo. Esa es la primera vuelta. La segunda vuelta es dos meses después, cuando se celebre la primera vuelta de las elecciones presidenciales. La tercera vuelta será cuando se celebre la segunda vuelta y definitiva de la elección presidencial.

De cada coalición saldrá un candidato en las consultas del día de elecciones de Congreso, son tres. Si se mantiene el candidato del Centro Democrático y el ingeniero Rodolfo Hernández, estaríamos ante una primera vuelta de cinco candidatos.

El valor de las coaliciones actuales son una bendición para el votante, pues logran reducir de mal contados treinta precandidatos a cinco candidatos, además del ejercicio democrático que significan esta especie de primarias.

Veamos un ejercicio hipotético. Supongamos que en la primera vuelta de las elecciones presidenciales resultan ganadores el ingeniero Rodolfo Hernández y Óscar Iván Zuluaga. Como los dos han dicho que con Petro no, queda solo la Coalición Centro Esperanza y Coalición Equipo Colombia. Como Rodolfo Hernández ha dicho que no se aliaría con nadie, Óscar Iván quedaría con el escenario más favorable.

Sigamos con el ejercicio. Supongamos que los candidatos que llegan a segunda vuelta son Óscar Iván y alguien de la Coalición Equipo Colombia (cualquiera de esos menos Char, que no dicho nada de con quién haría alianzas y con quién no); podrían aliarse con el Centro Esperanza, a pesar de que Cristo, Fajardo y Galán han dicho que nada con la derecha ni con Petro tampoco.

Si los que llegan a la segunda vuelta son los candidatos que salgan elegidos de las dos coaliciones, Centro Esperanza y Equipo Colombia, podría pensarse que Alejandro Gaviria es quien más ventaja tiene, pues no tendría problema en hacer alianzas para gobernar.

Sigan el ejercicio. Las posibilidadades son casi infinitas. Pero el orden de factores sí altera el producto. La diferencia es si se hacen coaliciones y se definen las reglas antes o después.

No puede haber una elección razonable en que haya tantos vetos juntos. Que con Petro no, que con el uribismo no. Es de no creer.

Les suelto una propuesta. Deberían hacer una coalición para Gobernar entre la Coalición Centro Esperanza y la Coalición Equipo Colombia. Es la manera de derrotar al uribismo y a Petro.

Comparte:

Be First to Comment

Deja una respuesta

Abrir chat