Cuento chino

Comparte:

Por: Ricardo Galán.–
Hace unos años cuando finalizó el llamado Frente Nacional, que los partidos Liberal y Conservador se inventaron para acabar con la violencia que los enfrentó durante años, se implantó el esquema llamado Gobierno- Oposición que, como en todas partes del mundo, consiste en que unos partidos asumen el gobierno y otros ejercen la oposición.

Casi al mismo tiempo se acuñó una expresión y un comportamiento que bien podríamos poner hoy en vigencia. Se llamó la “Oposición Reflexiva” según la cual la oposición se ejerce sobre todos los temas menos sobre aquellos que se consideren de interés o seguridad nacional como las relaciones exteriores, las crisis de la economía o la lucha contra el narcotráfico.

Se podría decir que en ese esquema estamos desde anoche tras la reacción firme, aunque tardía, del Presidente, Juan Manuel Santos ante los ataques de Maduro.

Si bien el Centro Democrático, con el expresidente Álvaro Uribe a la cabeza sigue siendo crítico del gobierno, tuvo el gesto de apoyar la nueva postura del Presidente a la que calificó como correcta.

El asunto es que hoy los colombianos amanecimos del mismo del mismo lado. Unidos en torno a la defensa del país y de nuestros compatriotas ante los ataques del dictador venezolano.

Pero una cosa es de solidarios y otra tragar entero.

Yo, por ejemplo, no creo el cuento de que una demanda de la Fiscalía Colombiana contra Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional vaya a servir para mejorar la situación de los compatriotas que viven en ese país, detener las deportaciones arbitrarias o para llevar a la cárcel al tirano.

Eso sonó a puro cuento chino.

Comparte:

Deja una respuesta

Abrir chat