Retos para un electricista joven en tiempo de inteligencia artificial

Comparte:

Ejercer el oficio de electricista puede ser poco llamativo para un joven en estos días.  Pero podría ser una buena oportunidad de empleo bien pagado. Hay muchas empresas nacionales e internacionales interesadas en reclutar a estudiantes de esta especialidad.

En lo que llevamos del año, reconocidas empresas multinacionales de todos los sectores industriales han venido abriendo múltiples convocatorias laborales, entre las cuales se buscan perfiles que ejerzan una labor que beneficie aspectos tales como la innovación tecnológica y el medio ambiente.

Según un artículo de la Universidad Nacional de Colombia publicado este año, se considera que grandes empresas como Pfizer, Tesla, Google e incluso organizaciones como la ONU, han identificado los retos que tiene ya el planeta y la sociedad, en donde afirman, que cada una de las organizaciones de todo el mundo necesitará minimizar su efecto ambiental y capacitar profesionales para ofrecer resoluciones en temas de energías limpias.

Tal es el caso de Eduardo Martínez, un estudiante como muchos que iniciaron su carrera en el sector de la construcción y ahora se desempeña como electricista independiente, una profesión en la que se ha destacado y sigue en crecimiento.

Eduardo reconoce con el tiempo que más allá de la pasión le haría falta una especialización para poder afrontar los gastos del hogar. Por ello, y como un esfuerzo personal y familiar, tomó la decisión de estudiar una carrera técnica en electricidad a la edad de 24 años.

Logró incorporarse a una empresa privada en el área de mantenimiento, en donde fue desarrollando sus habilidades en parte gracias a empresas en Colombia como Schneider Electric, que brindan cursos complementarios para abrir oportunidades laborales y obtener mayores beneficios profesionales y personales.

Confiaba en que los conocimientos y experiencia adquiridos a lo largo de los años podían ayudarle a iniciar su propio negocio, en donde enfrentó retos como, competencia desleal, bajas calificaciones de clientes por malas experiencias pasadas y comentarios de personal con poca capacitación en estas labores.

Pese a esto, se embarcó en demostrar que no sólo se debe considerar en un trabajo eléctrico el costo de la mano de obra, sino que, se debe prestar atención a la calidad de los productos que se utilizan en sus instalaciones. Un aspecto que en muchas ocasiones no se toma en cuenta por los costos adicionales que puedan surgir.

Hoy tras varios años de ser electricista independiente, Eduardo satisfecho afirma: “Esta profesión me ha dado mucho… Me ha dado para sostener a mi familia, sacando adelante a mis hijos. Es mi fuente de trabajo profesional y personalmente lo es todo”.

Esta como muchas otras experiencias surgen día a día, de personas que ejercen profesiones en Latinoamérica que aún siguen en crecimiento. Para el campo de la energía, actualmente en Colombia se ofrecen más de 10 mil ofertas de empleo en grandes empresas como Schneider Electric, quienes a su vez ponen a disposición de los electricistas, recursos de aprendizaje y herramientas indispensables para ampliar sus conocimientos.

Comparte:

Deja una respuesta

Abrir chat