Press "Enter" to skip to content

Actual situación económica puede convertirse en la mayor recesión global en 22 años 

Comparte:

Por: Estefano Debernardi *

Todos recordamos uno de los mayores colapsos económicos de hace dos décadas, cuando el mercado bursátil estadounidense se desplomó debido a una burbuja de valoración de activos de empresas inviables nacidas en internet. 

En la actualidad, con la deuda corporativa que se cierne sobre la economía mundial en su punto más alto, con un total de más de 300 billones de dólares, muchos expertos encuentran algunas similitudes con la situación actual.

Según el analista económico Germán Gorraiz López, el caso de la región de América Latina y el Caribe es complejo, la contracción de la demanda mundial de materias primas y productos agrícolas, debido a la recesión mundial que se prevé para 2023, provocará un frenazo en las exportaciones y una depreciación generalizada de las monedas debido a la fortaleza del dólar, lo que se traducirá en incrementos de los costes de producción, pérdida de competitividad, tasas de inflación galopantes y aumentos de la deuda externa.

Estos fenómenos han sido contrastados con el volumen de transacciones de criptomonedas en los últimos años. CoinsPaid, la empresa responsable de procesar aproximadamente el 8% de las transacciones en cadena de Bitcoin en el mundo, registró un aumento del volumen de transacciones de estos activos en el primer semestre de este año cercano a los 10 millones, un volumen un 34,5% superior al del segundo semestre de 2021.

¿Estamos ante una burbuja? 

En junio de 2022, la deuda pública total de EE.UU. alcanzaba los 30,56 billones de dólares, mientras que las reservas de los gobiernos eran de algo más de 6 billones.

Los bancos estatales de todo el mundo han comenzado a imprimir billones de dólares, con la esperanza de impulsar la economía mediante la compra de bonos, poniendo enormes sumas en manos de los grandes inversores. Estos inversores deberían gastar el dinero y estimular la economía de consumo, lo que a su vez ayudaría a crear puestos de trabajo. Sin embargo, esto no funcionó porque los inversores que recibieron ese dinero no quisieron gastarlo y prefirieron reinvertirlo.

Además, desde los primeros meses de este año, ya se veían en escena obstáculos como la elevada inflación y el aumento de los tipos de interés para combatir el aumento del coste de la vida. Además del mal tiempo, los vientos de la inesperada guerra en Europa del Este también han jugado un papel importante, tanto a favor como en contra, y también han puesto a prueba la resistencia de la región.

Colombia se destacó, pero ahora preocupa

De este lado, la recuperación económica del país comenzó a enfriarse. La economía colombiana superó el golpe de la pandemia más rápido que la mayoría de los países del mundo. Los últimos datos mostraron un crecimiento vertiginoso del Producto Interno Bruto (PIB), que alcanzó el 12,6% en el segundo trimestre de 2022. Pero ahora, ha llegado el momento de frenar. Las estimaciones para este año siguen siendo muy buenas, en torno al 7%, pero las dudas se ciernen sobre 2023, con proyecciones del 2-3%.

Y en América Latina las proyecciones de inflación no son nada positivas, lo que aumentaría la actual brecha entre ricos y pobres. Según proyecciones de la CEPAL en la región, se espera que el crecimiento económico sea inferior a los niveles alcanzados en el año 2021.

Ante lo cual, la inflación se ha convertido en una de las principales amenazas para muchos países del mundo. Incluso antes del conflicto a gran escala en Ucrania la inflación estaba creciendo como una bola de nieve.

Alejando Werner, ex director para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI) y actual director fundador del Instituto de las Américas de Georgetown, dijo que el fenómeno de rápida recuperación en países de América Latina como Colombia, Chile, México y Brasil, está  llevando a una desbordada inflación que se expande para todo el mundo y ha provocado un aumento del 25% en el precio de la canasta alimentaria en territorios como Colombia, según las últimas cifras de julio.

Una oportunidad en la crisis

Nos enfrentamos a una situación similar a la de hace 22 años, sin embargo, la crisis actual es mucho más grave que la del año 2000. A corto plazo, el mercado de criptomonedas seguirá el movimiento accionario. Pero, a medida que los criptoactivos evolucionan y aparecen nuevos usos, se pueden convertir en un actor independiente. En las crisis, el capital busca «refugios seguros», sean metales preciosos, alimentos o incluso criptodivisas.

Incluso durante el «criptoinvierno», con la repentina caída del valor de las criptodivisas, Coinspaid sorprende desvinculándose de la devaluación de las criptomonedas y del mal comportamiento de la bolsa. Esto significa que el interés por las criptodivisas sigue creciendo y forma parte de la vida cotidiana de más personas, cambiando su relación con el dinero y convirtiéndose en un nuevo refugio seguro.

A pesar de la volatilidad que tienen los principales criptoactivos en escenarios de crisis y con una caída de los mercados financieros, la recuperación del valor de las criptodivisas se muestra mayor que la de las acciones o en relación al comportamiento de las monedas fiduciarias como el euro, moneda que sufrió una fuerte devaluación frente a otras divisas.

*director de desarrollo de negocios para América Latina de Coinspaid

Comparte:

Be First to Comment

Deja una respuesta