La mejor política social es la generación de riqueza y empleo

Comparte:

La mejor política social es la generación de riqueza y empleo

Senadores y Representantes a la Cámara de la República de Colombia,

La crisis política y social que enfrenta Colombia es una oportunidad para dar los debates y hacer las reformas que solucionen los problemas estructurales que padecemos hace largos años.

La responsabilidad que tienen en sus curules debería ser suficiente para evitar la demagogia y el populismo, pues la Nación espera de ustedes soluciones a largo plazo, pensando así en las próximas generaciones y no sólo en las próximas elecciones.

Desde el centro de pensamiento y acción Libertank , hacemos unas reflexiones para que sean tenidas en cuenta en los debates que comenzarán sobre la reforma tributaria en los próximos días:

No se reduce la pobreza, asfixiando a las empresas.

La tasa tributaria total de las empresas en Colombia es una de las más altas del mundo. Según datos del Banco Mundial, un negocio en

Colombia paga cerca del 71.2% de sus utilidades comerciales en impuestos, mientras el promedio global es de 40.4% y en países como Noruega es apenas el 36.2%.

La mejor política social es el empleo, y la falta de éste es lo que condena a las personas a la pobreza y la miseria.

Debemos entender que son las empresas las generadoras de puestos de trabajo, multiplicadoras de riqueza y generadoras de oportunidades para millones de colombianos.

Para tener una mejor sociedad debemos tener más y mejores empresas, y para lograr atraer la inversión necesitamos tasas tributarias competitivas.

En el largo plazo, las consecuencias de aumentar el impuesto de renta a las empresas, las pagarán los colombianos más jóvenes con menos oportunidades de empleo.

En lugar de aumentar los tributos a las empresas, propongan disminuirlos y eliminar las exenciones que afectan la competencia e impiden la igualdad ante la ley.

Un Estado pequeño y eficiente se traduce en políticas públicas efectivas

Los colombianos están esperando verdaderas propuestas de austeridad en el gasto público. Es el momento de eliminar entidades que no les generan valor a los ciudadanos, revisar las plantas de personal para evitar funciones repetidas y combatir el clientelismo.

Recomendamos leer en este sentido, la compilación de columnas escritas por el profesor Luis Guillermo Vélez sobre ideas para austeridad, publicada en nuestra página web  www.libertank.com/publicaciones

No obstante el alto gasto público social de Colombia en los últimos gobiernos, la reducción de la pobreza venía disminuyendo de manera lenta hasta 2019.

Es momento de revisar las políticas asistencialistas, pues los subsidios deben servir para sacar a las personas de la pobreza y no condenarlas a vivir en ella.

Programas como el de ingreso solidario, deben ser siempre focalizados, condicionados y temporales. Para facilitar su evaluación y mejorar su eficacia, propongan convertir los múltiples programas de transferencias monetarias en uno solo, que podría ser ingreso solidario.

Es necesario comprender que estos programas son solo “paños de agua tibia” que alivian una necesidad temporalmente. La solución estructural a la pobreza es la generación de riqueza a gran escala.

Los países exitosos gravan el disfrute de la riqueza y no su generación

Las empresas generan empleo y riqueza, crean productos y servicios que nos mejoran la calidad de vida a todos los individuos y gracias a la competencia, a través de menores precios y mejores productos, permiten que más personas puedan acceder a bienes y servicios que en el pasado eran inasequibles para muchos. Las empresas no son ni ricas, ni pobres.

Todas, independientemente si son micro, pequeñas, medianas o grandes, cumplen la misma función en la  sociedad y deben cuidarse. Por lo tanto, no debe caer en ellas la responsabilidad de sostener vía tributos el enorme gasto del Estado. Esto es ponerles palos en la rueda en su tarea de generar progreso a todos los colombianos.

Para ser un país exitoso, necesitamos impuestos justos y competitivos, en donde se grave el disfrute de la riqueza y sean las personas naturales las que paguen la mayoría de los tributos.

No se dejen seducir por la demagogia y el populismo de estas épocas. Colombia debe seguir el camino de los países desarrollados y aumentar la base gravable de personas naturales y disminuir los impuestos a las empresas.

Señores Congresistas de Colombia: Evitar los debates estructurales por cálculos electorales terminará haciéndolos parte de un remedio peor que la enfermedad.

Lavarse las manos con paños de agua tibia solo por frenar temporalmente un descontento social, mientras se agravan los verdaderos problemas de fondo, solo generará más pobreza, más descontento y más frustración en un futuro no muy lejano.

Es hora de poner a Colombia por encima de sus intereses electorales. Con el ánimo de aportar a que Colombia sea un mejor país, Libertank.

Medellín, 23 de julio de 2021

Opinión 

Comparte:

Deja una respuesta

Abrir chat