Press "Enter" to skip to content

Educación y empleo, desafíos económicos que deja la pandemia

Comparte:
  • BBVA Research revela que la pandemia amplió las brechas de empleabilidad por género y edad, siendo este un problema que debe ser prioritario.
  • La apertura en la educación y en centros de cuidado presencial permitirá que los “cuidadores” puedan volver a participar en el mercado laboral.

La pandemia ha dejado grandes lecciones en aspectos de salud y cuidado personal, pero también plantea desafíos económicos que serán fundamentales para el desarrollo nacional de ahora en adelante. BBVA Research enumera cuatro grandes desafíos para Colombia: el primero es la reactivación económica; el segundo es el empleo; el tercero la educación y la salud y el cuarto las condiciones sociales de vida. 

En su intervención durante el Congreso de Tesorería y Simposio de Mercado de Capitales 2021, Juana Téllez, economista jefe de BBVA Research para Colombia aseguró que la recuperación económica está en marcha en todos sus componentes y Colombia seguirá en la senda de la reactivación durante 2022. “El comercio global ha respondido y Colombia debe insertarse más rápidamente a esa dinámica”, concluyó Téllez.

Los más recientes indicadores económicos están demostrando que hay una recuperación del consumo y la demanda, sin embargo, aspectos como el empleo y la pobreza son desafíos que no se pueden pasar por alto, sino que al contrario, deben ser prioridad para el Gobierno de turno de cara a tener un crecimiento productivo y sostenible. 

En términos de empleo se requiere un mercado laboral más formal, con menos brechas y más generador de empleos de calidad. “La recuperación del empleo se ha dado, más que proporcionalmente, en trabajos informales, es decir se generan puestos en la informalidad. Además, la pandemia amplió las brechas de empleabilidad por género y edad, las mujeres y los jóvenes fueron los más afectados con pérdidas de empleo”, explicó Juana Téllez. 

Otro desafío está en la educación, hacia adelante el retorno pleno a la educación presencial permitirá empezar a cerrar las brechas de vieja data y las nuevas que generó la pandemia. Para la economista jefe de BBVA Research, después de tantos meses sin educación presencial es necesario nivelar a los infantes, niños y jóvenes. “Hay que corregir las diferencias rápido para que no afecten el desarrollo de las nuevas generaciones. Y no dejar como tarea pendiente la mejora en la calidad de la educación se hace más evidente ahora”, aseguró.

Un cuarto desafío, y no menos importante, es el tema social, el Gobierno deberá hacer un diseño de políticas activas para la reducción de la pobreza y un aumento de la protección social en la vejez compatible con la sostenibilidad fiscal. “Ante la pandemia las ayudas a los más vulnerables llegaron rápido y eficientemente. Ahora la tarea es darle vuelta al deterioro social  de manera más estructural”, dijo Téllez. 

Asimismo, la pobreza y el envejecimiento tienen implicaciones en el mercado laboral y en los sistemas de protección social, que deben ser tenidas en cuenta en el diseño de política pública. Todo esto resulta en un problema fiscal al cual hay que tener presente. Para Téllez, “las presiones fiscales en salud, pensiones y protección social, en general, para las personas en pobreza y con el mayor envejecimiento tienden a aumentar. No nos podemos dar el lujo de tener un mal diseño de subsidios”.

De esta manera, el país y sus dirigentes tienen grandes desafíos para salir adelante en materia económica y social, pero sobre todo manteniendo un desarrollo sostenible.

Comparte:

Be First to Comment

Deja una respuesta

Abrir chat